¡Maravillosa Rio, pero maravillosa!

Calor en el aeropuerto de Rio de Janeiro, tenía la mirada perdida por que no sabía dónde centrarla, tanta gente, tantos idiomas, quería detener mis ojos en cada uno de los detalles. Lo sé, ustedes pensaran “pero si no has salido del aeropuerto” la verdad que Rio es así, intensa, intrépida, colorida pero oscura, fresca, acelerada, maravillosa y yo no quería perderme nada, tenía que guardar todas esas imágenes en mi cabeza. Rio nos gusto tanto que fuimos dos veces en distinta epoca del año, en Febrero y en Julio ambas fechas son recomendables para visitar esta ciudad.

Rumbo a Copacabana que era el sitio donde decidimos hospedarnos, mi rostro reflejado todo el tiempo en la ventana, pensando, mirando todo tan inmenso, las favelas, el verde, la humedad característica de una ciudad realmente maravillosa.

Llegamos al hotel nos despojamos de las valijas y a las hermosas calles de Rio. Algunas veredas un poco incomodas para la silla de ruedas, pero nada que no puedas superar con una buena propulsión a sangre. En ese viaje decidimos no alquilar auto, fue todo a pie y colectivo y la verdad que lo hemos disfrutado mucho.

En la calle Nuestra Señora de Copacabana podés tomar el ómnibus 511 que va al barrio de urca, de echo eso dice el cartel del bus. Decidimos salir temprano justo después de desayunar fuerte gracias al desayuno de este país! llegamos tipo 10 de la mañana a la base del pan de azúcar. Hicimos playa en la Vermelha que esta pegadita a la base donde salen los teleféricos. Una playita muy pintoresca. Mira nuestro post Un dia en el Pan de Azúcar.

IMPERDIBLE UN PASEO POR AVENIDA ATLANTICA RECREATIVA, CERRADA PARA DISFRUTAR EN PATINES, PATINETAS, BIBICLETAS, MONOPATINES, DE A PIE, CORRIENDO Y CON SILLA DE RUEDAS.

Ideal para sentarse en la estatua princesa Isabel y tomar una meme tibiecita.

 

Cuando viajas con niños a Río de Janeiro es parada obligada recorrer el hermoso Jardin Botánico, donde podés disfrutar de un hermoso paseo en trencito, el mismo es para poder recorrer todo el parque avistando toda su flora y fauna, Sari quedó fascinada de ver en el lugar donde te tomás un recreo y podés almorzar con monos, monitos que venían a su encuentro para picotear comida. En el Jardín Botánico vas a encontrar personas que lo disfrutan desde hacer un picnic hasta sesiones fotográficas de cumpleañeras, embarazadas, recién casados y hasta festejos de cumpleaños. La verdad un hermoso lugar de naturaleza en una increíble y gran ciudad.

Te invitamos a descubrir nuestro paso por las escaleras de Selaron y el barrio de lapa.
Sin dudas, la visita al Cristo Redentor merece un relato único y detallado ya que es una maravilla mundial y pone la piel de gallina.

El ritmo de Río de Janeiro con todas sus calles, naturaleza, personas en diferentes actividades, nadie te mira pero todos te ayudan, el carioca es sin duda intenso, fuerte como sus desayunos , bullicioso como su tránsito, caliente como su arena.
Sus Playas quedarán en nuestras memorias, grabadas, imborrables, no queremos que se borren y si se borran volvemos a grabar más, porque es una ciudad que atrapa, siete días es poco y mucho a la vez, el ritmo de Rio de Janeiro es alto, alegre, Copacabana, Ipanema, Leme, Leblon, Barra Da Tijuca, sin dudas te van a dejar exautos, y sino…. Mira!!!

Gracias por leernos, deja tu comentario y recorda compartir el post!
Saludos viajero!

Deja un comentario